Habaneras

Valora este articulo

Sin lugar a dudas, cuando se cita el nombre de Torrevieja, es muy fácil relacionarlo con su Certamen Internacional de Habaneras y Polifonía, declarado de INTERÉS TURÍSTICO INTERNACIONAL que presenta una cita obligada en los últimos días del mes de julio, en el emblemático recinto de las Eras de la Sal, catedral de la Habanera.

Por este singular recinto histórico junto al mar han pasado masas corales de los 5 continentes homenajeando al canto de la Habanera y en español. En las “Eras de la Sal”, quiso la Historia que los primeros torrevejenses partiesen a intercambiar el blanco tesoro que ofrece nuestras lagunas, en tierras cubanas, y regresar a puerto mecidos por el ritmo cadencioso de la habanera.

Aquella semilla cayó en tierra fértil y se arraigó de tal manera que no entenderíamos a Torrevieja sin la habanera. El fruto es nuestro CERTAMEN INTERNACIONAL DE HABANERAS Y POLIFONÍA, el evento más importante en el calendario torrevejense.

En los últimos años, se han dado cita en nuestro Certamen corales de la más diversa índole, procedencia, cultura… ¿Quién no recuerda a la Coral de la Universidad Politécnica de Pekín, China? ¿Quién podía imaginarse en las “Eras de la Sal” a un coro procedente de la India cantando “Habanera Salada” del maestro Lafuente? ¿Quién podía predecir que Rusia se alzase con los primeros premios en Habaneras y en Polifonía en la última edición del Certamen?…. y así, países como Cuba, Portugal, Uruguay, Polonia, Bulgaria, Dinamarca, Italia, Argentina, Hungría, Sudáfrica, Turquía, Bélgica, Estados Unidos, Ucrania, Letonia, Colombia, Brasil, Puerto Rico, Venezuela, Méjico, Irlanda, Lituania. Ecuador, Islandia… han cantado desde el templo de la Habanera, y en español.

HABANERA ‘TORREVIEJA’

Autor: Ricardo Lafuente Aguado

Es Torrevieja un espejo
donde Cuba se mira
y al verse suspira
y se siente feliz.
Es donde se habla de amores
entre bellas canciones
que traen de Cuba
su alma y sentir.

Entre las olas tatuadas
vienen las habaneras
que son de La Habana
mensaje de amor.

Llegan con suaves caricias
a la vez que la brisa
besan la playa
con una canción.

¡Ay, Torrevieja divina!
¡Ay!, con tu cielo sin par,
eres embrujo,
canto de amores,
plácido sueño
para el que busca
soñar…
junto al mar.

¡Ay, Torrevieja divina!
¡Ay!, con tu cielo sin par,
eres embrujo,
canto de amores,
plácido sueño
para el que busca
soñar…
junto al mar.

Escribe tu comentario

Publicar comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*