Pasear por el dique de Levante

Valora este articulo

Distancia total: 2700 metros (ida y vuelta)
Duración del recorrido: entre 15 y 20 minutos (depende de la velocidad)
Recomendaciones: Es un paseo ideal para hacerlo contemplando el atardecer.

El dique de contención de levante ha estado siempre ligado a la historia de Torrevieja. Desde su construcción ha servido como protección de los temporales que afectaban a los barcos  pesqueros y barcos salineros que se apostaban en lo que entonces era la orilla de la playa y que con el paso de los años se ha convertido en los distintos puertos deportivos que ahora ocupan la bahía torrevejense.

Durante muchos años, esta construcción quedó abandonada y fue, un lugar marginal y sucio, en el que era mejor no permanecer una vez llegada la noche.

Pero en diciembre de 2000, se inauguraba una de las obras que más atractivo ha añadido a la ciudad, como es la recuperación y creación del Paseo del Dique de Levante. Sobre el antiguo muro de protección, se trabajó para renovar la fachada marítima de la ciudad, ofreciendo a los visitantes un lugar donde apreciar la belleza del mar.

El dique de levante, se ha convertido en un privilegiado paseo frente al mar de 1350 metros de extensión, construido sobre una estructura donde se combina la madera y el metal. Además en la parte inferior del paseo tenemos un carril bici.

El Dique de Levante es uno de los lugares más frecuentados por turistas y torrevejenses, siendo también llamado “La ruta del colesterol”, al ser recomendado por algunos médicos como un ejercicio diario muy saludable.

Las farolas que lo iluminan de noche, dibujan un bonito paseo claramente visible desde la entrada a Torrevieja por el sur.

Al subir las escaleras del inicio del dique de Levante, nos encontramos con una bonita  panorámica “entremares”, por un lado el horizonte del mar Mediterráneo y por el otro, la ciudad de Torrevieja. En la zona de mayor anchura del paseo, se encuentra la estatua de una mujer, en homenaje a la mujer del marinero.

A mitad del recorrido, podemos hacer una parada en la zona comercial “Marina Salinas” (antes de llegar a la curva del dique) donde podemos tomar un refresco sentados en una terraza.
Después de esta parada la ruta puede continuar hasta llegar al faro, desde donde se puede observar, en un día claro, buena parte de la costa oriental Murciana (Cabo de Palos). El camino de vuelta se hace agradable presenciando una de las emblemáticas playas de la ciudad, la Playa del Cura.

Al finalizar este recorrido de ida y vuelta de unos tres kilómetros, nos encontraremos con el Monumento al Hombre del Mar, donde es recomendable hacer un alto para sentarse en la terraza de Keeper Bar,  un lugar idóneo donde tomar los rayos del sol y saludar en directo a nuestros amigos y familiares desde la Webcam.

Galería de fotos:

Escribe tu comentario

Publicar comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*